Primer número: La Casa

Diez o doce días después uno se despierta en medio de la noche, mira alrededor y no sabe bien dónde está, por un momento cree estar en la casa que dejó, y puede incluso asegurar que ve sus muebles alrededor. Descubrir que ese espacio no es el que la mente cree genera una incomodidad, un desasosiego (de los más extraños que recuerde): es cuando uno empieza a reconocer el nuevo lugar como propio.

En este número de Desinventario queremos hablar de La Casa. Casa como punto de partida, como punto de llegada, como lugar temporal donde estamos mientras añoramos volver, o simplemente como el sitio donde tenemos nuestras cosas y dormimos. ¿Será posible que sintamos tener más de una casa? ¿Basta sólo un poco de tiempo para considerar un sitio casa? ¿Logrará uno sentir que pertenece a un sitio en el que no creció? ¿Es casa el lugar donde están las personas importantes para nosotros? ¿Y si no todos necesitamos tener un lugar al que llamar casa? ¿Es una búsqueda que se vuelve interminable apenas empieza?

Es casa en un sentido amplio: la ciudad o la cultura donde vivimos; es casa en un sentido específico: la cama y la cocina de todos los días. Porque al final al hablar de Casa hablamos de pertenencia, de costumbre, de estabilidad y de comodidad.

Este número pretende contar varias definiciones y visiones de Casa, las propias de los autores y las que los mismos reconocen alrededor.

Si quieres conocer nuestra guía de publicación, fechas o tienes cualquier inquietud, escríbenos: info@desinventario.com

Volver al inicio